Por lo menos hasta el 31 de diciembre de 2023 no será un dolor de cabeza para los funcionarios del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, encontrar un sitio para sepultar los cadáveres
de aquellas personas que nunca fueron reclamadas por diferentes circunstancias.


Un convenio entre este Instituto, la alcaldía de Tuluá y la firma Funerales San Martín de Tuluá, permitirá cumplir con uno de los llamados de la iglesia católica de darle sepultura a los muertos.


Incluso el director regional de Medicina Legal, Antonio Silva, dijo que debido a que el anterior alcalde y secretario de gobierno no atendieron la petición los cuerpos debieron permanecer en Buga o Cali, mientras se alcanzaba la solución.


“Ante la magnitud de esta situación, desde el mismo momento que asumió el alcalde John Jairo Gómez Aguirre y su secretario de gobierno Jorge Alexander Gallego, se comprometieron a lo que hoy se cumple y es poder sepultar a 8 hombres, tres mujeres y dos menores que fallecieron de diferentes formas”.


“Además de estos cuerpos, se hará la disposición digna de cadáveres en situación de caĺle y sin identificar”.
La propuesta que fue publicada en el Secop, la ganó la firma tulueña Funerales San Martín que ya cumple este mes 50 años de servicio a los centrovallecaucanos.


En acto litúrgico que ofició el sacerdote Saúl Obando Sáenz, los cuerpos fueron sepultados después que la lluvia había impregnado la tierra del Parque Memorial Valle del Descanso de Tuluá


(en el siguiente listado están los cuerpos identificados y sin reclamar)

7 de estos 13 cuerpos están plenamente identificados así:

Jaime Leal, su muerte se produjo el pasado 11 de Junio del 2015, según el informe judicial esta persona fue encontrada hacia las 10 y 30 de la noche  con varios signos de violencia en el barrio Alvernia de Tuluá.

Gabriel Andrés Tabares Montoya, el fallecimiento de esta persona fue a causa de una posible intoxicación el 11 de Agosto del 2015 en hechos ocurridos sobre la pista de BMX del barrio Fátima de Tuluá Tenía 17 años al momento de los hechos y según se conoció era natural de Pradera.

Cesar Harney Fernández, murió por un accidente de tránsito el pasado 23 de Enero del 2016, el hecho ocurrió sobre las 9 y 30 de la noche  en la doble calzada y una vez ocurrieron el percance fue remitido a la Clínica Maríangel donde se decretó su muerte.

Jesús Antonio Arcila Duque, este hombre recibió varios impactos con arma de fuego, el caso pasó el 30 de Diciembre del 2015 y gravemente herido permaneció en un centro de asistencial hasta el 19 de Marzo del 2016 donde se decretó su muerte.

Jorge Ramírez de 60 años de edad, fue encontrado muerto al interior de unas residencias ubicadas en la Calle 28 con Carrera 42 de Tuluá, su cuerpo ya estaba en estado de descomposición y al parecer murió de causas naturales (infarto).

Rubén Darío Ramírez Castañeda de 31 años de edad, fue asesinado el pasado 20 de Octubre del 2017 en la Calle 2b con Carrera 20 del barrio Villa Liliana del occidente de la ciudad.

Hugo Restrepo, se vio involucrado en un accidente de tránsito al interior de la ciudad el pasado 17 de Diciembre del 2017, con heridas de consideración fue atendido en la clínica Maríangel donde dejó de existir el 09 de Enero del 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *