Bogotá, miércoles 06 de mayo de 2020 (MVCT). El Ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Jonathan Malagón, reiteró que 128 municipios distribuidos en 22 departamentos –donde se concentra entre el 85% y el 90% de la actividad edificadora del país– ya iniciaron gradualmente el proceso de reactivación de la actividad productiva del sector.

En Bogotá, por ejemplo, el Ministro ha acompañado la reapertura gradual de los proyectos. Ya lo había hecho el 30 de abril en “Torre Ventto”, proyecto ubicado en la carrera 4ª con calle 18 (en el centro de la ciudad), donde la Secretaria del Hábitat, Nadya Rangel, le entregó el sello ‘Obra segura’ a Diego Álvarez, representante de Habitus Construcciones, por el estricto cumplimiento de los protocolos de bioseguridad.

Y hoy, 6 de mayo, el turno fue para el proyecto “La Montaña”, una obra de Vivienda de Interés Social de la Constructora Colpatria ubicada en el Plan Parcial “La Felicidad”, en el occidente de la capital. Allí, el Ministro y la Secretaria de Hábitat fueron recibidos por Andrés Largacha, Presidente de la compañía edificadora, a quien le anunciaron que será la segunda obra en recibir el reconocimiento.

Sobre los protocolos, el jefe de la cartera de vivienda destacó el uso de desinfectantes para el lavado de zapatos, lo mismo que la entrega de guantes y tapabocas. “Incluso, aunque la careta no es una exigencia, la Constructora Colpatria la implementó y eso hay que destacarlo como una buena práctica”, anotó Malagón, quien resaltó otras acciones como la encuesta al ingresar a la obra, que permite tener alertas sobre si el personal es asintomático o no y permite monitorear de cerca el estado de salud de los trabajadores.

Igualmente, señaló que no es solo la medición de la temperatura, sino el monitoreo con preguntas sobre síntomas en los familiares de los colaboradores, lo que nos permitirá ir evaluando la evolución de los trabajadores. Recordó, además, que se debe tener un supervisor por cada 100 trabajadores, como lo está haciendo Colpatria. A medida que se vayan incorporando a las obras más trabajadores se va a demandar un mayor número de supervisores.

Malagón también resaltó el protocolo relacionado con la ropa, pues una es la del desplazamiento y otra la del trabajo. Esto significa que después de la desinfección, los colaboradores dejan guardada la que traen puesta y el empleador les proporciona la que van a usar al interior de la obra.

En conjunto, y de acuerdo con los lineamientos del Presidente de la República Iván Duque, se están reactivando las labores en los proyectos del sector edificador protegiendo miles de empleos, pero, sobre todo, salvaguardando la salud de los colaboradores.

Agregó, además, que hay un trabajo en equipo, ya que el Gobierno Nacional trazó los protocolos y estableció las reglas de juego, pero el éxito de su implementación no sería posible sin las entidades territoriales, donde las alcaldías son claves en el rol de vigilancia y control. “De esta manera estamos sentando las bases para que el próximo mes ya tengamos reactivados más de 2.000 proyectos en el país que nos permitan mantener, en total, el empleo de más de 500 mil trabajadores del sector”, concluyó el Ministro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *